Rodríguez Palacios entrega a la escritora Care Santos el Premio Cervantes Chico 2020

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, entregó esta mañana el premio Cervantes Chico 2020 en su XXIV edición al escritor Care Santos. El acto contó con la presencia de la concejala de Educación Diana Díaz del Pozo, directora general de Promoción del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura, María José Gálvez, vicerrectora de Ampliación Universitaria, María Jesús Such, directora del Área DAT, Jorge de la Peña, y concejales de la corporación municipal.

Díaz del Pozo agradeció su ayuda a los miembros de la Comisión de Premios, así como a los autores premiados en ediciones anteriores. «La entrega de este Cervantes Chico 2020 será algo inusual –Diaz del Pozo afirmó: pero debemos reconocer el esfuerzo de la comunidad educativa desde las instituciones en estos meses y continuar con nuestro compromiso de promover la lectura entre nuestros niños en edad escolar ”.

Rodríguez Palacios felicitó a Care Santos por recibir este premio y lamentó que la pandemia haya retrasado su entrega en el tiempo. “Gracias por ser un punto de referencia para nuestros niños y niñas, y para nuestros jóvenes, porque los atrapas en tus libros con tus historias y por tu incansable trabajo para promover la lectura a través de talleres y encuentros literarios.”Dijo el alcalde.

El Premio Cervantes Chico también incluye un premio en cada edición al autor de literatura infantil y juvenil iberoamericana y, en esta ocasión, del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, a través de su Departamento de Educación, y en colaboración con la Secretaría de la Organización de Estados Iberoamericanos y la Universidad de Alcalá, a través del Departamento Iberoamericano de Educación, el premio fue para Edna Iturralde de Howitt, autora quiteña a la que se le atribuye la iniciación y promoción de la literatura infantil y juvenil en su país.

De Iturralde de Howitt se distinguió como pionera de la etnohistoria de su país con su obra «El verde era mi jungla», inauguró sus exploraciones narrativas donando literatura de la selva ecuatorial para compartir con el mundo la riqueza de estos pueblos olvidados y desmitificar este espacio. como un lugar inaccesible, remoto o peligroso, enfatizando la verdadera importancia de las personas con sus costumbres, riquezas y valores que viven en una de las ecorregiones más diversas del mundo.

Rodríguez Palacios le entregó el premio y confirmó que su producción literaria «es un ejemplo de brillantez y dominio en el oficio de escritura para niños y adolescentes«.

Luego hubo un acto de reconocimiento al «Conjunto de Estudiantes de la Ciudad», porque como ha explicado la concejala este año «El reconocimiento está dirigido a todos los estudiantes de la ciudad que estuvieron motivados por un excelente comportamiento, compromiso y esfuerzo durante los meses que permanecieron encerrados en sus hogares debido al COVID-19 y trabajaron con esfuerzo, dedicación e imaginación en las dificultades que surgieron para lograr un exitoso fin del año escolar «.

La distinción para padres y madres se otorga todos los años, en esta ocasión también fue otorgada al «Conjunto de madres, padres y tutores de la ciudad». La presidenta de la FAPA, Ana Isabel Gómez Sánchez-Trillo, recibió el premio en nombre de todos. Rodríguez Palacios también enfatizó en su discurso la importancia del papel de los padres y madres durante los meses de aislamiento.

De la misma forma, el tradicional reconocimiento al docente que se entrega cada año como parte de este Premio Cervantes Chico ha recaído en el «Kit Docente de la Ciudad» por su continuo trabajo y esfuerzo para lograr que sus alumnos sobrevivan a la ilusión y la voluntad de continuar. sus estudios a distancia; por la inquietud educativa constante, por el cuidado de las emociones en los momentos difíciles, por el logro de las metas educativas anuales sin olvidar y fomentando el fomento de la lectura. Recibieron el premio en nombre de todos: María Teresa Padilla Gómez y Marcos Molina Sánchez.

Deja un comentario